Bosques Ayllón

bosquesw1Muchos de los bosques de coníferas que pueblan hoy nuestras montañas, se encuentran amenazados. Su plantación en zonas donde las especies utilizadas no eran las adecuadas, sumado a factores inducidos por el cambio climático, como estrés hídrico consecuencia de sequias y/o un aumento de las plagas que afectan a los pinares debido a los inviernos de temperaturas suaves, ocasionan anualmente la mortalidad de un gran número de árboles que en la mayor parte de los casos no se regeneran de manera natural o son sustituidos por matorrales de quercínias que no siempre se llegan a desarrollar como arbolado.

bosques3wA pesar que desde los orígenes del movimiento ecologista, se ha luchado con razón y de manera activa para evitar roturaciones que daban lugar a plantaciones monoespecíficas de pinos, tenemos que considerar, que muchos pinares de repoblación albergan hoy en día una importante biodiversidad, llegando en algunos sectores de bosque a concentrar altas densidades de rapaces forestales. La perdida de arbolado adulto y el aclarado de las masas, afectan de lleno a ratoneros, azores, águilas calzadas, halcones abejeros, … que logran sobrevivir en zonas muy humanizadas o transitadas, gracias a la frondosidad y gran altura que llegan a alcanzar los pinos. Pero no sólo las rapaces encuentran en los pinares refugio para nidificar, otras especies de aves como los piquituertos, dependientes de los piñones para sobrevivir, pueden verse también amenazados ante una menor producción de piñones. Puesto que son muchas las especies animales adaptadas a vivir en los pinares, además estos bosques cumplen una función vital como sumideros de carbono, desde el FICAS trabajamos para su  mejora ecológica.

bosquesw2A través de una subvención concedida al FICAS por la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, en el año 2019 comenzamos este nuevo proyecto. En una primera fase del trabajo vamos a colaborar de manera activa con la Consejería en el control y seguimiento de cajas nido instaladas por la Comunidad de Madrid en algunos bosques que año tras año sufren explosiones demográficas de procesionaria del pino. Además, vamos a incrementar este esfuerzo y para ello, vamos a instalar un mayor número de cajas y refugios específicos para murciélagos forestales. Aunque son muchas más las acciones de estudio y conservación programadas, como siempre, os la contaremos en nuestra Agenda/ Blog. Además, estar atentos, pues os convocaremos a jornadas divulgativas.

Aunque se trata de un nuevo proyecto que comienza andar con el nuevo año, en realidad venimos trabajando desde hace más de 12 años en incrementar la diversidad biológica en pinares de repoblación, concretamente en la sierra de Ayllón de Guadalajara.

Trabajando por los Bosques de Ayllón

calzada1Gran parte de los bosques que cubren las montañas de la sierra norte de Guadalajara, son en realidad repoblaciones mono específicas de coníferas. Su actual estadio de desarrollo, junto a las técnicas de plantación utilizadas, convierten a estos pinares en masas de una escasa biodiversidad.

Desde el año 2006, venimos trabajando para lograr que estos pinares incrementen su biodiversidad y algún día podamos llamarlos bosques de montaña. Para ecapuchino 2 (2)llo, hemos instalado cajas nido para aves insectívoras, refugios para murciélagos forestales, plataformas de nidificación para rapaces en aquellos territorios donde sus nidos caían al suelo año tras año. Además de nidales para rapaces nocturnas, colmenares y comederos para aves. Estos últimos, son cebados a lo largo del otoño e invierno con frutos y semillas de plantas silvestres, con el objetivo de utilizar a las aves como dispersantes naturales de la vegetación autóctona que una vez cubrió estas montañas.

orejudos 1.jpgLos resultados obtenidos son en gran medida alentadores, tres parejas de águila calzada y dos de águila culebrera han nidificado en plataformas artificiales colocadas especialmente para ellas. A el cárabo también le gusta criar año tras año en las cajas nido, además de un gran número de aves trogloditas y dos colmenas que se mantienen en el tiempo, junto a otros invertebrados que ocupan refugios específicos. Pero quizás el mayor éxito de este proyecto, haya sido lograr la creación de poblaciones de murciélagos forestales. Por el contrario, incendios forestales y la poca sensibilidad de las personas que año tras año se llevan algunos de los nidales instalados, frenan el trabajo y los logros hasta ahora conseguidos.

 

Anuncios